Inglés

Celtiberia soriana

Buscador
Imagen casa celtíbera
 

TIERMES, MONTEJO DE TIERMES.

¿Cómo llegar?

Se puede acceder desde Madrid, por la N-110, hasta pasado Ayllón (provincia de Segovia), para desviarse a la derecha por una carretera provincial que pasando los pueblos de Cuevas de Ayllón, Liceras y Montejo de Tiermes y Torresuso se llega a una bifurcación donde se gira a la derecha hasta llegara Tiermes.

Desde Soria se puede acceder por la N-122, que va hacia Valladolid, para desviarse y entrar en San Esteban de Gormaz y en este pueblo cruzar el puente sobre el río Duero para encaminarse hacia Tiermes.

Trabajos de investigación:

Paisaje y Arqueología:

Termes, en época antigua, y Tiermes, a partir de la Edad Media, ocupa una amplia y estratégica plataforma rocosa en la margen del arroyo Manzanares, que deja a su paso escarpadas vertientes de arenisca roja. En este espacio, sobre el que planea majestuoso el vuelo del buitre, que ha situado su cobijo en los altos recobecos de este bello lugar, donde se integran armoniosamente las ruinas arqueológicas con el incomparable paisaje, limitado hacia el sur por la línea de cumbres del Sistema Central.

Historia

Las primeras noticias sobre Termes están relacionadas con la conquista del Alto Duero por los ejércitos romanos (143 y 141 a.C.), en relación con Numancia, siendo la última ciudad arévaca conquistada del Alto Duero, en el año 98 a.C., por el Cónsul Tito Didio, que obligó a sus habitantes a trasladarse al llano.
A partir de la época visigoda (siglos VI-VII) verá disminuida su población y la ermita románica de Santa María, desde la Edad Media, testifica la existencia de un monasterio y continuidad de la ocupación humana hasta el siglo XVI, reflejada en los enterramientos depositados en torno a la iglesia.

Paseo por la ciudad:

-Introducción:

La Termes celtibérica la conocemos por los textos antiguos y por los datos aportados por la necrópolis o cementerio, que proporcionan información sobre la cultura material, el ritual funerario y la organización social de los termestinos. En la ciudad solamente algunas casas rectangulares que han dejado sus huellas en la zona más alta del cerro pueden ser de época celtibérica.

Los restos arqueológicos visibles corresponden a la ciudad romana, que a lo largo del siglo I alcanzará un importante desarrollo. Las imponentes construcciones romanas de varios pisos, hechas de obra de fábrica, asentaron y anclaron sus cimientos en la naturaleza blanda de la arenisca roja, que constituye la base natural de Tiermes, donde también excavaron sus estancias subterráneas o bodegas, para conservar los alimentos.

El derrumbe y desaparición de las casas y edificios romanos a lo largo del tiempo, que fueron utilizados como cantera para la construcción en los pueblos de alrededor, y el acondicionamiento de los terrenos para la agricultura eliminaron la gran acción constructiva romana dejando visible su huella en los cimientos de las casas y calles, así como, en las dependencias subterráneas de casas, graderío y acueducto, proporcionándole a este yacimiento arqueológico un especial encanto.

La Ermita románica de Santa María conserva una rica galería porticada (siglo XII) con un magnífico repertorio iconográfico. Esta iglesia es la referencia para el inicio y el final de la visita a este yacimiento arqueológico.

Desde la ermita se desciende hasta el río para entrar por la monumental Puerta del Sol, labrada en la arenisca y llegar al graderío, escalonado en la roca, que formó parte de un edificio para reuniones públicas. Desde aquí accedemos al Barrio Sur, donde la arquitectura rupestre, con la alineación de estancias, alacenas y escaleras alcanza su mayor riqueza. Encima quedan los restos de las Termas o baños públicos. Al final de este barrio, se encuentra la obra pública más importante, como es el Acueducto (trae el agua a la ciudad desde el nacimiento del río Pedro), justo en el punto donde perfora la roca, a lo largo de 140 ms., para salir de nuevo a superficie, atravesando la casa señorial de acueducto, para dirigirse a las Termas.

La subida a la acrópolis se realiza por la Puerta del Oeste, quizás la más monumental y empinada, para una vez alcanzada la máxima altura, donde se encuentran los restos de un templo, descender hasta el Foro con su complicada red de canales, abastecidos por el ramal norte del acueducto. Donde se han localizado los restos del templo imperial y las tiendas o "tabernae" del mercado (macellum), como edificios más significativos; desde aquí bajamos a la Ermita, resto tangible del poblamiento medieval, vigente hasta el s. XVI.

El museo monográfico:

Este pequeño museo, dotado de un bello espacio interior, con la ayuda de carteles, vitrinas, pedestales y maquetas proporciona una información general del proceso histórico de la ciudad de Termes, así como los datos aportados por los trabajos de excavación y el estudio de los materiales descubiertos.

Imágenes de interés

Pulse aquí para ir a la galería Pulse aquí para ir a la galería